Qué hacer con el Producto

En muchas otras empresas los consumos mínimos requeridos de producto son excesivamente elevados y no ofrecen la posibilidad de revenderlo ya que éste le cuesta al distribuidor lo mismo que al público. Dichas empresas ofrecen un esquema limitado únicamente a las ganancias por concepto de red, eliminando por completo el concepto de ganancias por compra-venta, dejando a sus miembros con la carga de deshacerse de mucho producto sobrante y venderlo sin obtener ganancias por ello.

La compra mínima moderada y no excesiva de producto que requiere Håklind para mantenerse como distribuidor activo, está calculada para un consumo personal y familiar real, o para la promoción entre conocidos, amigos y posibles clientes.

Todo hogar necesita productos básicos que satisfagan nuestras necesidades. El consumo mínimo que requiere Håklind contempla un aproximado promedio del producto que utiliza un consumidor regular en su hogar, de manera que cada distribuidor escoja dentro de nuestra amplia gama, aquellos productos que más le gusten y convengan para su uso personal, manteniendo un consumo regular de los mismos gracias a la posibilidad que tiene de realizar pedidos periódicos pre-programados y cambiar el contenido de los mismos según convenga.

El consumo mínimo también está contemplado como una herramienta que sirve en la promoción de la marca por parte de los distribuidores ante sus nuevos clientes, o para tener producto disponible si alguien les hace algún pedido.

Muchos distribuidores, al conocer los gustos de sus clientes, saben qué productos van a vender en cada periodo, y compran de antemano mercancía para tener disponible, o en su defecto, levantan pedidos específicos entre sus clientes utilizando los mismos para cubrir su consumo mínimo personal.









Los individuos que entienden el beneficio de ser distribuidores activos y tener mercancía disponible, están consientes del gran potencial de negocio que ello representa, ya que tener producto disponible les brinda la oportunidad de comerciarlo y generar ganancias no sólo de su reventa, sino también de los bonos, porcentajes, reembolsos y regalías que pueden obtener al mantener dicho estatus.

Es bueno tomar en cuenta que las ganancias que genera una red de distribución superan por mucho la pequeña inversión de hacer un consumo mínimo por periodo, ya que no pierdes dicha inversión, sino que te beneficias al consumirla o revenderla, y por el simple hecho de mantenerte como distribuidor activo, cobras los excelentes porcentajes que te corresponden por todos los consumos mínimos que realiza cada distribuidor en tu red de distribución.

¡Piénsalo!, si tú consumes 50 (cincuenta) puntos por periodo, y a la vez tienes a cientos o miles de distribuidores en tu red de distribución consumiendo 50 (cincuenta) puntos cada uno, tú cobras un porcentaje de cada consumo que ellos hagan, tu pequeña inversión mínima de consumo se paga por si misma con las ganancias que eso genera, obtienes también producto a cambio de tu inversión y todo el dinero que te corresponde generado por tu red de distribución. Múltiples beneficios en uno.

Si tan sólo una vez por periodo de calendario te tomas la molestia de ir a tu centro de distribución más cercano a comprar tu consumo mínimo, o realizas dicha compra con entrega a tu domicilio vía telefónica o por internet, es suficiente para que puedas cobrar todo el dinero que te corresponde por haber creado y mantener activa tu red de distribución.

Con un mínimo esfuerzo obtienes grandes resultados, y con un gran esfuerzo ganarás mucho más de lo que te imaginas. El éxito y la fortuna pertenecen a aquellos que trabajan para lograrlos.